sábado, 4 de abril de 2015

#25 (15) Grandes pechos amplias caderas


Título: Grandes pechos amplias caderas
Autor: Mo Yan
Editorial: Kailas Editorial
Año de publicación: 1996
Número de páginas: 836
ISBN: 9788494139109

Sinopsis

En un país de opresión, múltiples injusticias y evidente dominación masculina, Mo Yan exalta la figura y el cuerpo femenino. La protagonista, Shangguan Lu, una férrea superviviente que da a luz a ocho niñas hasta conseguir al deseado varón que hará perpetuar la estirpe, arriesga su vida en diferentes ocasiones para salvar la de sus hijos y nietos en medio del caos, de las guerras y las penurias de la violenta sociedad china del último siglo.

Sola, con escasa ayuda y sometida a la agitación política del feudalismo o de la era maoísta, Madre, que fue obligada a crecer con los pies vendados y a casarse con un herrero estéril, representa el homenaje del autor a la resistencia y al universo femenino.

El carácter y el temperamento de Shangguan Lu y de sus hijas contrasta con el único varón de la familia -y también el narrador de la historia- el pequeño y mimado Jintong quien, lactante hasta la adolescencia, vive ensimismado con el seno femenino, una imagen que se condensa en esta obra épica, cómica y trágica a un tiempo, como la verdadera realidad china.
Fuente: contraportada


Autor


Mo Yan nació el 17 de Febrero de 1955 en Gaomi, un pobre condado de la provincia costera de Shandong, en el seno de una familia de granjeros.

Pasó hambre y perteneció a esa "generación perdida" de chinos que tuvo que dejar los estudios para trabajar en una fábrica durante la "Revolución Cultural" (1966-1976) de Mao Zedong.

Dejó la escuela y trabajó en una empresa petrolera. Cuando cuenta 20 años se alista en el Ejército Popular de Liberación , las actuales fuerzas armadas de su país. Comenzó a escribir siendo soldado. En 1981 se publica su primera novela, LLuvia en una noche de primavera. 

En 1984 obtuvo un puesto en la Escuela de Arte y Literatura del Ejército. En sus obras mezcla la agitada historia de China del último siglo con tradiciones rurales mediante un lenguaje humanista y satírico. El éxito le llegó con sus novelas El rábano transparente y El sorgo rojo (1987). En 1996 publicó Grandes pechos amplias caderas sobre la historia china. La novela fue prohibida en su país.

Además ha publicado otras novelas y relatos breves como Las baladas del ajo (retrato ambientado en los primeros años del proceso de reforma puesto en marcha por Deng Xiaoping a finales de 1978); La vida y la muerte me están desgastando y La república del vino, sobre la corrupción gubernamental y la obsesión de su país por la comida y el alcohol. Varias de sus obras han sido llevadas a la gran pantalla: Sorgo rojo (1987, dirigida por Zhang Yimou), Happy Times (2000, de Zhang Yimou) y Nuan (2003, dirigida por Huo Jianqi).

El 11 de octubre de 2012 resultó ganador del Premio Nobel de Literatura. El jurado destacó que el autor "combina los cuentos populares, la historia y la contemporaneidad con un realismo alucinante". Segundo Nobel de su país, y el primero con méritos literarios fuertes. El premio de Gao Xingjian, su antecesor, fue entendido como un galardón político, un premio a la disidencia de su país. 


Opinión

Para empezar diré que me ha llevado casi un mes leer este libro, aunque es verdad que lo he simultaneado con otros, es un libro duro, amargo, en algunos puntos cruel aunque de fácil y "divertida" lectura ya que el autor consigue combinar las barbaridades narradas con un punto de ironía que hace que se nos haga más fácil de digerir.

El período histórico que abarca esta novela es muy amplio, desde la caída de la dinastía Ming hasta 1991, unos 50 años. Durante todo este tiempo somos partícipes de la vida de una mujer increíble, Shangguan Lu (en adelante Madre), una mujer que hace frente a todas las dificultades por las que tiene que pasar a lo largo de su vida sin flaquear un solo instante, tomando decisiones valientes para salvar la vida de sus hijos, sus nietos y la suya propia.

Como bien cuenta la sinopsis, tuvo 7 hijas hasta que, en su último parto dio a luz a gemelos, llegando así el ansiado varón. Prácticamente todos sus hijos fueron de padres distintos y todos ellos tuvieron una vida y un final trágicos y desdichados. Llegó a hacerse cargo de los hijastros de sus  hijas e, incluso, de alguno de sus nietos.

Pasó hambre, frío, llegó al punto de vender a una de sus  hijas y de dejar que otra se prostituyera en un burdel para poder sobrevivir pero tenía un punto débil: su único hijo, Jintong que es el narrador principal de la historia y el eslabón más débil, pusilánime y, en mi opinión, despreciable en esta historia. Está obsesionado con los pechos femeninos y hasta bien entrada la adolescencia no probó otra cosa que leche de los pechos de su madre, de otras mujeres e incluso tenía una cabra de la que mamaba y a la que llevaba a todas partes. Esta obsesión le lleva a ser un reprimido sexualmente hablando y esto le lleva a tener su primera experiencia sexual con un cadáver, siendo por ello encarcelado durante 15 años. Cumplida su condena, se da cuenta de que tiene 42 años y no sabe nada de la vida, ni hacer nada para ganarse la misma. Vuelve a su casa con Madre y, aunque tarde, esta lo despega de sus faldas y le empuja a ser un hombre de verdad. Huelga decir que lo intenta pero no lo consigue.

Las hijas de Madre, cada una con su fascinante historia y su propia personalidad, son valientes, decididas, no se amedrentan por nada, como su madre, y cada una a su manera intenta vivir su vida como quiere, desafiando así a los usos, costumbres y directrices tanto políticas como sociales tan arraigadas en su país en este período histórico.

En la novela hay multitud de personajes, que van apareciendo a lo largo de toda ella, aunque dejemos algunos por el camino, los que nos acompañan hasta el final son los más. Aunque al principio el tema de los nombres es un poco lioso, el autor lo soluciona nombrando, por ejemplo a las hijas como Primera Hermana, Segunda Hermana...y con una guía de personajes al principio del libro. En cuanto a los demás, una vez tienes claro que los apellidos van delante, puedes ir relacionándolos bien.

Aunque parezca increíble, es una novela que se deja leer, quiero decir, que se lee rápido, eso sí, yo tuve que leer poco cada día debido a la multitud de cosas que pasan y la crudeza de casi todas ellas, se me hizo necesario simultanearla con otras lecturas más ligeras.

Para mí, el acierto del autor con esta novela ha sido el aunar el dolor, las torturas, barbaridades, crueldades, atrocidades de la historia de China en un libro donde lo toma con un punto de ironía, incluso hay veces que presenta las cosas de forma cómica, que no hace que sea una novela amarga sino más bien caricaturesca. El personaje masculino principal sería digno de una película de risa sino fuera porque todo lo que pasa en realidad, en mayor o menor medida, ha ocurrido en su país.

Una constante en la novela es la vuelta a casa, a Dalan; a pesar de bombas, guerras, desamortizaciones, diásporas y demás penurias, la casa de Madre siempre sigue en pie para ella,  siempre vuelve a casa tanto ella como toda su familia que se va dispersando a lo largo de la novela.

Es una novela para leer con calma para poder digerirla y poder ver, debajo de su aparente comicidad, la realidad de una cultura y un país oprimido durante muchos siglos.
 
  

2 comentarios:

  1. Pues la temática no me llama mucho, la cantidad de páginas me tira para atrás, pero me pica la curiosidad eso de tratar escenas muy duras con ironía y que a la vez sea fácil de leer... Bueno la apunto y quizás en otra ocasión
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pues creo que este lo descarto, porque veo que es una lectura muy extensa y lenta y ahora mismo no me apetecería. Besos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por la visita y el comentario. Una cosita: no publicaré comentarios que falten al respeto y tampoco aquellos que incluyan enlaces a otros blogs pidiendo seguimiento. Gracias a todos por colaborar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...