martes, 30 de junio de 2015

#67 (15) Muerte de una heroína roja


Título: Muerte de una heroína roja
Autor: Qiu Xiaolong
Editorial: Books4Pocket
Número de páginas: 554
ISBN: 9788496829169

Sinopsis

"Muerte de una heroína roja" es mucho más que una historia de detectives. Es un elegante retrato de la verdadera vida en la China de hoy, llena de contrastes y contradicciones, dividida entre las tentaciones capitalistas y la hegemonía tambaleante del Partido. Una radiografía sutil de la China de la transición, captada a través de una multitud de historias particulares, y una apasionante inmersión en la historia, la cultura, la tradición poética y gastronómica, y la vida cotidiana de la sociedad china.
Fuente: Casa del libro 


Autor

  Qiu Xiaolong nació en Shanghai en 1953 y reside actualmente en Saint Louis (EEUU). Durante la Revolución Cultural su padre fue represaliado y él se vio forzado a dejar la escuela. En 1976 logró entrar en la Universidad, donde se especializó en Literatura Anglo-americana. Tradujo a Joyce, Faulkner y Conrad, y publicó varios libros de poesía y de crítica literaria. En 1989 los acontecimientos de Tiananmen le sorprendieron en Estados Unidos, donde estudiaba la obra de T.S.Eliot. Su nombre descolló entre los simpatizantes del movimiento democrático chino, lo que impidió el regreso a su país. Comenzó a escribir en inglés y publicó en diversas revistas y antologías. Desde 1994 es profesor de Literatura en la Washington University. "Muerte de una heroína roja" fue galardonada con el Premio Anthony a la Mejor Primera Novela y resultó finalista del Premio Edgar. Traducida a catorce idiomas, lograría un enorme éxito de crítica y ventas en todo el mundo. Posteriormente publicó "Visado para Shanghai". Xiaolong está considerado en la actualidad uno de los autores más talentosos de la nueva novela negra.
Fuente: Casa del libro

Impresiones 

Antes de empezar a leer esta novela pensaba que no me iba a gustar mucho ya que había leído que era más una novela dedicada al régimen chino que una novela negra propiamente dicha, y me equivoqué porque me ha gustado mucho.

La historia comienza con el hallazgo del cadáver de una joven en un canal; el inspector Chen Cao se hace cargo del caso y en principio no tienen ninguna pista, solo saben que mantuvo relaciones sexuales antes de morir y que tomó una cena cara.
Chen junto con su compañero Yu empiezan a investigar y descubren que se trata de una trabajadora modelo, Guan. También descubren que tiene algún tipo de relación con Wu Xiaoming,  hijo de un importante dirigente del régimen hospitalizado desde  hace tiempo en coma.
Con todo esto, empiezan a aparecer los engaños, las coacciones y Chen y Yu tienen que superar multitud de escollos para poder seguir investigando el caso.

Qiu Xiaolong nos muestra la vida en la sociedad china de los años noventa y lo hace de forma magistral, hasta el más pequeño detalle. Me ha resultado muy "curioso" cómo resuelven el problema de la vivienda y he intentado imaginar una vida así y no he sido capaz; allí, tener una habitación para ti solo a modo de casa es todo un lujo. También me ha llamado la atención el contraste entre la imagen moralizante que quiere dar el partido y lo que hace de puertas para adentro; por ejemplo, un hombre y una mujer solo pueden estar solos en una habitación de hotel si se registran como matrimonio bajo pena de muerte si no lo hacen así y son descubiertos, ya que la policía puede entrar en las habitaciones en cualquier momento, pero luego son esos mismos dirigentes los que hacen fiestas de dudosa reputación en sus casas y los que más visitan los famosos "salones de masajes".

También el autor nos introduce en la cultura gastronómica del país; hay multitud de descripciones de platos típicos chinos así como de su proceso de preparación y sus propiedades para la salud. 

En cuanto al lenguaje utilizado por Xiaolong es un lenguaje sencillo y apropiado para la fácil comprensión de cualquier lector, le interesa que tengamos claro lo que estamos leyendo sin necesidad de usar artificios y frases enrevesadas que nos hagan tener que pensar qué querrá decirnos. Su lenguaje es directo y claro y hace uso de muchos diálogos que hacen de esta una novela de lectura ágil y amena.

Los personajes están bien definidos y cada uno tiene su papel muy delimitado y claro dentro de la trama, aunque desde casi el principio se nos muestra al posible asesino, durante toda la novela el autor nos tiene en vilo y no será hasta el final de la misma cuando nos descubra si es o no el asesino nuestro candidato.

En casi todos los capítulos, consta de 40, el autor introduce poemas y leyendas de autores chinos, ya que el inspector jefe Che, además de policía, es escritor y traductor y muchas veces utiliza dichos poemas para acompañar o ilustrar algún pasaje del libro.

En resumen me ha gustado mucho la novela y ha sido un buen punto y final a esta Yincana que, aunque me ha llevado loca durante tres meses, también me ha hecho disfrutar mucho. 

Esta reseña forma parte del reto de la Yincana Criminal y se corresponde con la semana 5: "Sucedió en Asia, África y Oceanía", martes: la acción transcurre en China o el autor de la novela es asiático.

3 comentarios:

  1. A mí también me gustó mucho, y eso que no sabía bien lo que me iba a encontrar, pero cuando me acomodé en el ritmo lento de la novela y entendí que había poco de policíaca y mucho de novela histórica la disfruté muchísimo. El año que viene me gustaría leer el siguiente de la saga.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Pues esta novela yo la tengo anotada con reservas. No tengo muy claro que el ritmo lento me vaya a mi a convencer.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Has terminado la Yincana? Que máquina! Felicidades!!! Yo este no me lo llevo, a pesar de las buenas opiniones que he visto China no me llama nada...
    Un beso

    ResponderEliminar

Muchas gracias por la visita y el comentario. Una cosita: no publicaré comentarios que falten al respeto y tampoco aquellos que incluyan enlaces a otros blogs pidiendo seguimiento. Gracias a todos por colaborar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...