Trece formas de mirar #58

octubre 10, 2017

Este libro llegó a mis manos casi que por casualidad; no soy lectora de relatos, siempre se me quedan cortos, pero al ver que este libro estaba compuesto por una novela corta y tres relatos decidí darle una oportunidad. Este no es un libro cómodo para el lector sino que es un libro que habla del pasado, de los recuerdos y las nostalgias, de la pérdida y el dolor. Hoy os hablo de Trece formas de mirar.

Ficha técnica

Título: Trece formas de mirar
Autor: Colum McCann
Traductor: Marta Alcaraz
Editorial: Seix Barral
Número de páginas:245
ISBN: 9788432232909
PVP: 18,50 euros

Sinopsis

En junio de 2014, Colum McCann recibió un puñetazo después de tratar de ayudar a una mujer que había sido víctima de una agresión en la calle. Quedó inconsciente en el suelo y acabó en el hospital, donde se recuperó de las lesiones y de sus secuelas. Aquel ataque cambió el rumbo y la escritura de este libro con una fuerza que atraviesa sus páginas hasta impactar en el lector.

Formado por una novela corta y tres relatos soberbios, Trece formas de mirar es la primera colección de cuentos de McCann en más de una década. Trazados con una precisión ejemplar, sus personajes y situaciones conmueven, arrancan sonrisas y reivindican, en última instancia, la empatía y el poder sanador de la literatura.

Galardonado con el National Book Award y el Impac Prize, McCann es "uno de los grandes novelistas de la literatura actual" (San Francisco Chronicle). "Shjol", historia incluida en Trece formas de mirar, ha sido reconocida con el Pushcart Prize y escogida para formar parte del prestigioso volumen The Best American Short Stories 2015.

Fuente: contraportada

Impresiones

Como  muchos sabéis los relatos no suelen contarse entre mis lecturas, siempre se me quedan cortos y no me llaman la atención pero me decidí a leer este libro al ver que no eran solo relatos (o no  muchos relatos) sino que se trataba de una novela corta y tres relatos y no me arrepiento de haberlo escogido porque en general me ha gustado bastante. 

El puño que aparece en su portada en mi opinión es una metáfora de lo que vamos a encontrar cuando abramos el libro porque Colum McCann con su prosa afilada, cargada de ironía y de juegos de palabras ha conseguido golpearnos con ella. Este es un libro que no dejará indiferente al lector, un libro que habla del pasado y la nostalgia que este provoca, de pérdidas y sus anhelos y también del dolor que ciertas circunstancias provocan en nuestras vidas y todo ello narrado de forma minuciosa, con multitud de descripciones detalladas y muy cuidadas. Las cuatro historias de las que vamos a ser partícipes tienen algo en común: su final deja al lector la decisión de imaginar qué pasó después; con esto  no quiero decir que queden inconclusas sino más bien que su final es ambiguo, como dejado en el aire y supongo que como cada lector somos un mundo llegaremos a conclusiones distintas porque en el fondo lo que importa es lo que cuenta, las reflexiones a las que llega y lo que estas nos evocan.

Trece formas de mirar es el título de este libro y también de la novela corta que lo encabeza. En ella asistimos al último medio día de la vida de un juez jubilado aunque él no sabe que no llegará a ver atardecer. Esta novela está estructurada en trece capítulos encabezados con estrofas del poema de Wallace Stevens Trece formas/maneras de mirar a un mirlo y está narrada por un narrador omnisciente que en algunos momentos confunde su voz con la del propio juez. En las 150 páginas de las que consta esta pequeña novela iremos conociendo retazos de la vida del juez Mendelssohn: la vergüenza que siente al haberse convertido en alguien dependiente, la tristeza y la nostalgia que le provoca la ausencia de su esposa Eileen, ya fallecida, su decepción al ver que su hijo Elliot se ha convertido en una persona distinta a lo que él esperaba y también sus recuerdos del pasado sobre los que va reflexionando en la narración. En esta novela es donde más claramente se observan las minuciosas descripciones del autor y para muestra un botón: dedica 15 páginas únicamente para relatar el corto camino que recorre el juez para llegar a un restaurante, me ha parecido soberbio este capítulo. Esta novela me provocó una gran pena a la vez que una profunda sensación de injusticia se apoderó de mí: ¡qué injusta y azarosa es la vida a veces!

Dónde estás, ¿qué hora es? es el primero de los relatos que siguen a la novela. En él el autor nos describe cómo se desarrolla el proceso de la escritura por medio de las dudas que tiene un escritor al que le han encargado escribir un cuento de Nochevieja para un periódico. Su protagonista es Sandi, marine destinada en Afganistán, que desde la lejanía depende de un teléfono vía satélite para llamar a casa en Nochevieja desde su soledad del puesto de mando. Este es el relato que menos me ha gustado de todo el libro, me ha parecido bastante menos elaborado que los restantes aunque puede que sea solo una apreciación mía. 

Shjol es una palabra hebrea que se utiliza "para describir a un progenitor que ha perdido a un hijo" y también es el título del siguiente relato que vamos a encontrar. En este relato Rebecca siente esa pérdida, esa angustia cuando su hijo Tomas, sordo y bastante introvertido, desaparece sin dejar rastro en mitad de la noche. Cuando Rebecca descubre lo ocurrido recuerda la palabra shjol que recientemente había encontrado en un texto que estaba traduciendo y es cuando realmente comprende en toda su amplitud su significado porque lo está sufriendo en sus propias carnes. Este es un relato que nos transmite el miedo de una madre ante el sentimiento de culpa que esta pérdida le provoca. 

Tratado es el último y, en mi opinión, el mejor relato del libro junto con la novela corta. En este maravilloso relato la protagonista es Beverly una monja de setenta y seis años que una noche por casualidad ve en la televisión al hombre que la secuestró, torturó, marcó y violó treinta y siete años atrás. Aunque últimamente su memoria le juega malas pasadas, Beverly está segura de que es Carlos, el guerrillero colombiano que la humilló y maltrató y no puede evitar preguntarse cómo una persona así puede haber cambiado tanto como para presentarse ahora como un hombre de paz. Sabe que tiene que verlo, tiene que asegurarse de que sigue vivo y de que es él así que no duda en coger un avión e ir a su encuentro. En este relato sentimos el dolor y la humillación que marcaron a Beverly durante toda su vida y también la valentía que demuestra esta mujer ante su torturador. Me ha parecido como ya he dicho un relato espléndido.

En resumen, Trece formas de mirar es una novela en la que el autor por medio de una prosa acerada, fría y desgarradora nos relata momentos cruciales en las vidas de sus personajes. La pérdida, el dolor, la soledad, la nostalgia y el pasado inundan sus páginas salpicadas también de una profunda ironía que harán reflexionar al lector. Exceptuando el primer relato que me ha parecido flojo en comparación con el resto, me ha gustado mucho esta novela y la recomiendo sin duda pero sí que aviso que es muy sui géneris y puede que no guste a todo tipo de lector. 

Imagen tomada de Google

25 comentarios

  1. No la conocía y no me importaría leerla. Creo que me podría gustar.

    ResponderEliminar
  2. A mí sí que me gustan los relatos y por lo que cuentas la novela corta me llegaría bastante. Una opción para leer sí llega a mí.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Es normal que con todos los relatos no se disfrute igual pero en general veo que te han gustado como para recomendarnos leer este libro. Besos

    ResponderEliminar
  4. Con este no me animo. Los relatos no son lo mío y no me atrae suficiente como para dar el paso.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  5. No sé, tiene algo que no me acaba de convencer aunque lo dejo pasar
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Pues lo tengo esperando, a ver si en este puente lo leo y comentamos luego.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Yo tampoco soy lectora de relatos pero estos me atraen muchísimo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Tampoco me suelen atraer los libros de relatos, pero gracias a este tipo de reseñas, leo cosas que nunca hubiera pensado leer
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. De momento no creo que lo lea, pero es bueno conocerlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Es la primera reseña que leo de este libro y estoy segura que disfrutaría con los relatos y la novela. A mí sí me gustan los relatos y se ve que estos tocan la fibra. Anotado.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Es la primera reseña que leo de este libro y estoy segura que disfrutaría con los relatos y la novela. A mí sí me gustan los relatos y se ve que estos tocan la fibra. Anotado.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Sabes que no soy muy asidua de este género literario y, a pesar de que me gusta lo que cuentas, lo voy a dejar pasar de momento. Besos

    ResponderEliminar
  13. Qué guay, me alegro que te hayas adentrado en algo nuevo o algo a lo que no te acercas siempre, y el resultado haya sido tan bueno.
    Aún no he leído a este ecritor, aunque hace unos días compré "Balada del café triste", creo recordar que era el título.
    Te contaré.
    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Holaa Eyra!!
    Yo creo que soy una de esas personas a la que no le gustará. De todas maneras... quién sabe? Tampoco me gustaban las históricas y ahora leo muchas.
    Besosss :)

    ResponderEliminar
  15. Yo esta vez no me quedo convencida y no por Qué no me guste lo que cuentas sino porque no sé si a mí me encajaría igual. Estoy ahora mismo para cosas muy ligeritas.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Dame relatos y me quedo con el culo pegado a la silla...estoy segura que me podría gustar, así que me lo llevo a la "estantería potencial"

    Un besito.

    ResponderEliminar
  17. A mi los relatos me dan mucha pereza y tengo demasiado pendiente, así que lo dejaré pasar. Besos.

    ResponderEliminar
  18. Me gusta el género y parece que hay buenas historias tras estos relatos. Es difícil que en este tipo de libros todos los relatos estén al mismo nivel. Pero parece que en general te ha convencido. No me importaría leerlos.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  19. Pues me atrajo cuando conocí que era una de las novedades pero no me decidí porque estoy un poco especial con las lectura últimamente, pero leyéndote veo que sí lo disfrutaría...además que utilices "soberbio" y "espléndido" ya dice mucho ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  20. A mí sí me gustan los relatos y no he leído nada de este autor, así que me parece una buena manera de conocerle. En estas compilaciones siempre hay relatos que gustan mucho y otros que se quedan más flojos, y veo que aquí también se cumple, pero sobre todo me llama la novela corta. Apuntado queda.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  21. Pues a mí me apetecía este libro y por circunstancias al final no me hice con él y creo que ha sido lo mejor, no tengo una buena racha lectora y ya estoy acumulando... así que no hay mal que por bien no venga, o así me consuelo yo, jeje
    Un beso

    ResponderEliminar
  22. No he leído nada del autor pero lo que cuentas suena interesante. No me importaría. Besos

    ResponderEliminar
  23. Me chiflan los relatos, sobre todo cuando estos son largos, por lo que estoy seguro de que esta antología sería muy de mi agrado. Gracias por la recomendación.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  24. No lo conocía ¡Gracias por la reseña!

    ResponderEliminar
  25. No suelo leer relatos, pero con estos me animaría
    Besos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por la visita y el comentario. Una cosita: no publicaré comentarios que falten al respeto y tampoco aquellos que incluyan enlaces a otros blogs pidiendo seguimiento. Gracias a todos por colaborar!