La Guerra de las Dos Rosas. Estirpe #48

agosto 10, 2017

No tuve ocasión de leer las primeras dos entregas de esta serie cuando se publicaron pero cuando supe que se iba a publicar la tercera de la que hoy os hablo y aprovechando mis vacaciones decidí empezar con ellas. Siempre me han gustado mucho este tipo de libros, las intrigas dinásticas y palaciegas ambientadas en la Edad Media me chiflan así que os podéis imaginar lo que he disfrutado con estas novelas.

Ficha técnica


Título: La Guerra de las Dos Rosas. Estirpe
Autor: Conn Iggulden
Traductor: Gemma Deza y Miguel Alpuente
Editorial: Duomo 
Número de páginas:523
ISBN: 9788416634613
PVP: 19,90 euros

Sinopsis

Dos hombres reclaman la Corona, pero solo uno podrá alzarse con ella.
1461. Ricardo de York ha muerto. Su cabeza es exhibida sobre las murallas de la ciudad. La reina Margarita parece imparable; sin embargo, al matar al padre ha desatado la furia de los hijos.
Un trono por el que se vive o se muere.

Fuente: Duomo ediciones

Impresiones

Como os he comentado al principio este es el penúltimo libro de la tetralogía de La Guerra de las Dos Rosas después de Tormenta y Trinidad. Ya os adelanto que de los tres, que me han gustado mucho, este es el que más lo ha hecho; os cuento por qué. 

Al final de la anterior novela asistimos al ajusticiamiento de Ricardo de York, su hijo Edmundo y el conde de Salisbury y en el prólogo de esta asistimos al momento en el que sus cabezas son clavadas en estacas en la torre de Micklegate Bar en la ciudad de York.

Imagen tomada de Google
 La primera parte nos llevará a 1461 cuando la reina Margarita junto con el ejército que ha conseguido reunir se dirige a liberar a su marido el rey Enrique VI que se encuentra prisionero en manos del conde de Warwick; las tropas de la reina salen victoriosas y consiguen su objetivo pero al llegar a la ciudad de Londres encontrarán sus puertas cerradas a los legítimos reyes de Inglaterra. Por su parte, Eduardo Plantagenet, hijo del difunto duque de York, se recupera poco a poco de la muerte de este y de su hermano Edmundo y decide vengar dichas muertes. Se autoproclama rey pasando a ser Eduardo IV, contando Inglaterra desde este momento con dos reyes. Eduardo, que cuenta con el apoyo del pueblo que le abre las puertas de Londres, decide ir en busca de Enrique VI y, sobre todo, de su esposa Margarita, objeto de todas sus iras. Debido a esta situación, tiene lugar la batalla de Towton, la más sangrienta acaecida en suelo inglés, en la que con una buena estrategia y una gran dosis de suerte Eduardo consigue alzarse con la victoria, obligando a Margarita y a su hijo a huir de Inglaterra dejando atrás a su esposo Enrique.  Como veis esta primera parte está casi enteramente dedicada al tema bélico pero Conn Iggulden sabe contarlo tan bien que yo que no soy nada amante de las novelas bélicas he disfrutado muchísimo con ella; he sido capaz de visualizar a los ejércitos en la nieve, de sentir el nerviosismo, la euforia de los vencedores y también la desolación de los perdedores. 

La segunda parte nos sitúa en el año 1464, tres años después de la batalla de Towton. Margarita se encuentra en Francia intentando recabar adeptos a su causa que no es otra que liberar a su marido cautivo en la torre de Londres para defender el derecho al trono de su hijo, Eduardo. Mientras tanto, Eduardo IV sigue reinando en Inglaterra y está felizmente casado con Isabel Woodville quien consigue colocar a sus parientes en posiciones de poder. Esto crea conflictos con la familia Neville y perjudica seriamente la amistad entre Eduardo y Warwick. En esta segunda parte, que me ha gustado muchísimo, asistimos a todas las intrigas de unos y otros por conseguir poder y a las traiciones y extrañas alianzas que se crean a tal efecto.

En esta entrega vamos a conocer a nuevos personajes como a la familia Woodville con Isabel a la cabeza o a los hermanos del rey Eduardo, Ricardo y Jorge y también nos encontramos, como no podía ser de otra forma, con los personajes ya conocidos de entregas anteriores. Me gustaría destacar que si en las dos novelas que preceden a esta el protagonismo recayó principalmente en Margarita de Anjou y Derry Brewer, en esta ceden dicho protagonismo a Eduardo IV y al conde de Warwick, dos personajes que me han encantado. 
Eduardo se nos presenta como un hombre de honor, fiel a su palabra aunque, muy probablemente debido a su edad, se deja manipular por su esposa, una mujer mayor que él fría y calculadora. Eduardo tiene un físico imponente que asusta a quien se cruza con él y esto junto con su gran valía como estratega hace de él un enemigo temible.
Por su parte, Richard Neville, conde de Warwick, es un hombre tranquilo, preocupado por su familia al que el deseo de venganza le une a Eduardo. Es uno de los perjudicados por la influencia de Isabel y veremos cómo con la ayuda de George y John, sus hermanos, intenta salvaguardar los intereses de su familia. También intenta conservar su amistad con Eduardo, al que se encargó de formar como soldado y como persona, pero las circunstancias le llevarán a un camino sin retorno. 

La ambientación de esta novela es maravillosa; la descripción de las batallas es simplemente espléndida, puedes visualizar las estrategias de ambos bandos e imaginar sus movimientos. Los caminos, las aldeas, las ciudades por las que vamos viajando de la mano de un narrador omnisciente son fácilmente imaginables debido a la acertada descripción que el autor hace de ellas. 

La Guerra de las Dos Rosas. Estirpe es una novela de lectura fluida, que nos cuenta unos hechos reales muy interesantes y de una forma muy amena para el lector. Un ritmo ágil y unos buenos diálogos consiguen que la  historia contada en ella, que de otra manera podría resultar algo tediosa, fluya delante de nuestros ojos creando en el lector el interés de saber más de los York y los Lancaster. Una muy buena novela, en mi opinión, la mejor de las tres entregas; solo queda esperar Ravenspur, el desenlace. 

 

14 comentarios

  1. Buena reseña. Creo que podría ser un libro que me gustase, como los anteriores, lo tendré en cuenta para más adelante.
    Besote

    ResponderEliminar
  2. Leí el primero las vacaciones del verano pasado, para este tengo pendientesos dos siguientes. Por lo que cuentas, me gustarán.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Con este no me animo de momento. No tengo tiempo para ponerme con una saga y el tema de las luchas me lo hace más cuesta arriba.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. No he querido empezar con esta tetralogía porque tengo una trilogía de la misma temática pendiente en la estantería, pero la verdad es que me apetece un montón leerla.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  5. No conocía esta saga pero me la llevo apuntada porque hay veces que busco libros de este estilo y no siempre encuentro y menos tan buenos como parecen estos.
    Un beso y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  6. He leído las dos primeras entregas pero no tengo muy claro si esta última pasará por mis manos, ya veré. Besos, chata

    ResponderEliminar
  7. Hola! esta saga está en mi lista de pendientes! Adoro la época en la que están ambientadas!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  8. Las dejé pasar todas porque el género siempre me ha dado pereza, pero cada vez que leo vuestras reseñas me pica el gusanillo...

    Besitos carinyet!💋💋💋

    ResponderEliminar
  9. A mí cada vez me dan más pereza las sagas y ésta, además, tampoco es que me atraiga tanto como para embarcarme en ella a pesar de mis reticencias numéricas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Ya sabes que me gusta mucjo está serie y que tengo está tercera entrega pendiente. Me alegra que te haya gustado
    Besos

    ResponderEliminar
  11. A mí me encanta el tema de La guerra de las Dos Rosas, de hecho fue uno de los trabajos que realicé para la asignatura de Historia Medieval cuando hacía la carrera. Me da pereza ponerme con la tretalogía porque todavía no ha salido el cuarto, porque son unos libros taaaan grandes que deben pesar un montón, y porque estoy esperando a ver si encuentro alguna oferta de Amazon en ebook para cogerme alguno de ellos. Pero seguro que en algún momento acabarán cayendo. jeje.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  12. No creo que ya a estas alturas me ponga con esta saga. Me da una enorme pereza empezar desde cero y quiero terminar otras que ya he iniciado y mira que me tira lo que cuentas.

    Bs.

    ResponderEliminar
  13. Holaaa Eyra!!
    Una reseña estupendísima. Se nota que te ha gustado la novela y que estás disfrutando esta Tetralogía. Me alegro mucho; a mí sin embargo no me atraen mucho este tipo de novelas.
    Besosss :)

    ResponderEliminar
  14. La verdad es que es un tema muy interesante, me llama la atención por películas o series o por otras novelas ambientadas en la época, y las novelas pintan muy bien, pero que sean cuatro... en fin, que no quería empezar más series, especialmente de las que tienes que acabar sí o sí. Así que aunque no las descarto totalmente, de momento no me animo con ellas. A ver qué nos cuentas de la última!
    Besos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por la visita y el comentario. Una cosita: no publicaré comentarios que falten al respeto y tampoco aquellos que incluyan enlaces a otros blogs pidiendo seguimiento. Gracias a todos por colaborar!